Skip to main content

ARMONIZACIÓN ESTACIONAL

Armonización estacional

La naturaleza y su cíclica transformación es fuente de inspiración para nuestras vidas y para el desarrollo de nuestras potencialidades.

La supervivencia de la humanidad depende de que volvamos a establecer una relación justa con la Naturaleza. Somos parte de ella y su destino es el nuestro. 

La observación de la Naturaleza, de la que somos parte, es una fuente de inspiración para nuestras vidas, para nuestro desarrollo, para nuestra creatividad y también para la aceptación de nuestra impermanencia, de nuestra propia caducidad. La sabiduría de su carácter cíclico y en constante evolución es nuestra propia sabiduría. 

La naturaleza de nuestra vida es también transitar por diferentes estaciones hacia el desarrollo de nuestras potencialidades. Desarrollarnos para llegar a ser quien de verdad somos, depende de que podamos liberarnos de ciertas actitudes que nos lastran, para desarrollar otras más adecuadas a cada momento y circunstancia vital. Depende de que vayamos tomando conciencia de nuestras partes más desequilibradas -bien por defecto o por exceso-, para ir compensándolas en uno u otro sentido.

Hay momentos otoñales en los que podemos reconocer y recoger los frutos de temporada y desprendernos de lo caduco. El invierno llega luego a nuestras vidas para enseñarnos a sostener el vacío, proteger las semillas, extender las raíces y cultivar nuestra confianza. La primavera viene como oportunidad de nacer a lo nuevo, a lo que nunca fuimos, de conectar con la vitalidad y la creatividad. Finalmente, el verano es época de plenitud, de expansión, de ver crecer los frutos de la temporada que podrán cosecharse más adelante, para iniciar un nuevo ciclo vital.

Con esta metáfora propongo una serie de retiros o talleres residenciales en la naturaleza que conforman un ciclo con progresión y sentido, aunque pueden realizarse de forma independiente. 

El objetivo es siempre conectar con la energía del momento del ciclo estacional para ayudarnos a transitar y evolucionar, impulsándonos a soltar nuestras partes caducas y a desarrollar todo el potencial de “la semilla” que contenemos en nuestro interior.

“Cada ser es único y únicos son cada uno de sus instantes. La unicidad transforma cada ser en presencia, y ésta, a semejanza de una flor o de un árbol, tiende constantemente, en el tiempo, a la plenitud de su esplendor, hacia la realización del deseo del estallido del ser que lleva en sí, que es la definición misma de la belleza.” 
François Cheng

Todo cambia y nada permanece.
Y no habría belleza, ni danza, ni movimiento
si las estaciones no alborotaran los colores
y el follaje de los árboles no se desprendiera amarillo
en el atardecer.

Gioconda Belli

Armonización estacional, Autoconocimiento, Contradanza, Desarrollo personal, Naturaleza, Reconexión, Retiros, SoulCollage®